La lana de llama es una fibra natural y silvestre que forma parte de la familia de los camélidos, proviene de La Puna, Jujuy, Argentina.

Moda justa y tradición de los Andes, muy cerca de la naturaleza y especialmente respetuosa con la piel y la tierra.

Las llamas provienen de América del Sur y crecen libremente en Argentina. Estos animales están acostumbrados a vivir en zonas montañosas, frías y secas. Los productores de los Andes crian a a las llamas en estado salvaje conforme a su especie.

Generalmente, la esquila de las llamas se realiza manualmente utilizando tijeras especiales, aunque todavía hay lugares en América del Sur donde se utilizan métodos de esquila más primitivos. Los animales sólo son esquilados por especialistas en el área que habilitan y donde se utilizan estas técnicas tradicionales. Esta técnica suele tardar unos 20 minutos por animal y los animales suelen esquilarse cada dos años. A diferencia del esquilado a maquina, el animal se esquila con cuidado, también porque el pelo no queda demasiado corto y, de lo contrario, ya no protegería suficientemente al animal contra las fluctuaciones de temperatura, precipitaciones, etc. a esta altitud en los Andes. De esta forma aseguramos el bienestar del animal.

Cálido – suave – antialérgico – transpirable
lana de llama

La lana de llama es una fibra natural, sostenible y tradicional que transfiere calor, es ligera, suave y duradera. Es valorada mundialmente como una fibra de lujo por su origen, sus propiedades, su trazabilidad en el proceso productivo y su atemporalidad, que sus productos transmiten de generación en generación.
También se caracteriza por sus propiedades especiales: la lana de llama se compone de proteínas naturales con un contenido muy bajo de lanolina y grasa, lo que la hace hipoalergénica. Esta fibra es duradera, resistente al agua y tiene excelentes propiedades aislantes y también tiene un efecto térmico. Además, la lana de llama natural tiene un efecto antibacteriano, lo que significa que las bacterias no pueden multiplicarse en su superficie y morir. Finalmente, la fibra de llama es biodegradable.

Nuestro proveedor es una empresa certificada “B Corp” que a su vez trabaja con la reconocida Asociación Warmi Sayajsunqo, que opera en las comunidades de la Puna del noroeste argentino, donde las llamas son criadas por productores de escasos recursos económicos y naturales. La asociación compra directamente las fibras de llama de los productores en condiciones de comercio justo y la comunidad utiliza las ganancias de los textiles vendidos para financiar proyectos de salud, gestión de recursos, artesanía y educación.

También cooperamos con una comunidad de artesanos de Argentina. Ellos confeccionan sus productos a partir de recursos locales, con prácticas sostenibles y en un entorno tradicional. Utilizan una variedad de técnicas que van desde hilado a mano hasta tejido en telar y el punto. Esta artesanía tradicional se complementa con el uso de colores naturales y elementos de la naturaleza como madera, semillas, plantas y hierbas. ¡Esto crea accesorios únicos!

PRODUCTOS HECHOS DE LANA DE LLAMA

Todos